Orientaciones para elegir bien nuestra almohada

Orientaciones para elegir bien nuestra almohada

Como elemento indispensable junto al colchón, una buena almohada es fundamental para un descanso reparador.

Para lograr un buen descanso es preciso que cabeza, cuello y columna vertebral estén alineados. El objetivo de la almohada es contribuir a una adecuada posición de la columna, de manera que se favorezca la relajación muscular y se facilite una respiración tranquila y sin obstrucciones. Si nos despertamos repetidamente con dolor de cuello o cabeza, puede ser señal de que la almohada que utilizamos no es la acertada.

A fin de escoger la almohada idónea deben tenerse en cuenta los hábitos de sueño y la complexión física de cada uno (en especial altura y corpulencia). A su vez, por supuesto, también es necesario elegir con acierto el colchón, teniendo en cuenta  nuestro peso, la postura en la que dormimos y la temperatura y ambiente del dormitorio.

almohada

 Medidas

Como norma principal, la anchura de la almohada debería siempre superar la de los hombros.
En cuanto a la anchura, las medidas de almohadas estándar disponibles son las siguientes: 70 cm., 75 cm., 80 cm., 90 cm., 105 cm., 135 cm. y 150 cm.

La altura y el grosor, sin embargo, variará según la postura al dormir

  • Una almohada baja (10 cm), es adecuada para quienes duermen boca abajo, y también para los niños pequeños, aunque en uno y otro caso quizá lo mejor sea dormir sin almohada.
  • Una almohada mediana (12-13 cm), es ideal para quienes duermen sobre la espada. Debe ser más bajo que los hombros, y de una dureza mediana.
  • Una almohada medio-alta (15 cm). Es ideal para quien duerme de lado, para mantener la cabeza y el cuello bien alineados con el eje de la columna.

En el caso de los niños es recomendable utilizar siempre almohadas de baja altura, sobre los 10-11 cm. También es conveniente analizar en detalle todas las alternativas de altura y materiales disponibles durante la etapa de crecimiento.

almohada

 

Firmeza

En cuanto a su firmeza, según la posición, la orientación

  • Boca abajo: firmeza baja y de poca consistencia para evitar que el cuello quede en tensión.
  • Boca arriba: dureza media por norma general, aunque en función del tipo corporal puede ser más cómoda una firmeza baja.
  • Variable: firmeza media.
  • De lado: firmeza media; para que cabeza y cuello queden bien alineados con el eje de la columna.

Siempre comprobemos antes de elegir una almohada que nuestra cabeza, cuello y columna se encuentran bien alineados.

Materiales

  • Viscoelásticas: ergonomía máxima para cuello y espalda; de acogida suave se adaptan a la posición de descanso y la morfologia.
  • De látex: de gran elasticidad, perfecta adaptación, ventilación y aireación, resistencia al moho y las bacterias, y gran durabilidad.
  • De fibra: suaves y ligeras de peso con gran capacidad de recuperación.
  • De espuma: muy adaptables a la forma del cuerpo, disipando muy bien la presión, lo que hace que se empleen para distintas aplicaciones médicas y de descanso.

 

almohada

¡Cuidémosla!

Una almohada de calidad puede extender su vida útil sin deterioro más de 5 años, siempre que mantengamos unos cuidados esenciales:

  • Airear la almohada. Ventilarla suficientemente al menos una vez por semana.
  • Voltearla a menudo para evitar deformaciones.
  • Adquirir una almohada lavable y lavarla un par de veces al año.
  • Usar fundas protectoras (lavarlas cada dos meses).

 

Y recuerda siempre que el factor clave es la comodidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.