Estrés y relajación

Estrés y relajación

Estrés y relajación

Estrés y relajaciónEl estrés es aquello que sentimos al vernos abrumados, e incluso superados, por las obligaciones. Cuando estamos estresados el cuerpo responde a una amenaza de peligro; produce hormonas que aceleran el corazón, que hacen que respiremos más rápidamente y que liberan una descarga de energia destinada a una imminente reacción física, para la lucha o la huída. Se trata de un mecanismo biológico que la especie humana ha desarrollado a fin de sobrevivir a las amenazas de un entorno hostil.

Aunque la amenaza que supone una manada de lobos hambientos o un alud es poco probable en nuestras vidas, este mecanismo sigue funcionando y se despierta cada vez que el cerebro emite una alerta –la diferencia es que en nuestra cotidianidad son muy numerosas las alertas, pero pocas lo son por motivos en los que sea necesaria una reacción física- con lo cual las descargas químicas y energéticas que produce el cuerpo quedan atrapadas en nuestro interior, llegando a generar un efecto de olla a presión.

Algo de estrés es normal e incluso útil. El estrés puede ayudarte si necesitas trabajar intensamente o reaccionar con rapidez. Por ejemplo, puede ayudarle a ganar una carrera o a terminar a tiempo un trabajo importante.

Sin embargo, si el estrés aparece con demasiada frecuencia o dura demasiado tiempo, puede tener efectos graves. Suele estar relacionado con dolores de cabeza, malestar estomacal, dolor de espalda y problemas para dormir. Puede debilitar el sistema inmunitario, lo que hace más difícil combatir las enfermedades. Si ya tienes un problema de salud, el estrés puede empeorarlo haciendo que te sientas de mal humor, tenso o deprimido, influyendo  además, en tus relaciones personales y/o laborales, que pueden verse afectadas.

Estrés y relajación

 

¿Cómo puedes relajar la mente y el cuerpo?

Relajarse significa calmar la mente y el cuerpo.

Respira hondo. Mantén la respiración por un momento y luego exhala. ¿Te sientes más relajado?

La relajación ayuda a aliviar el estrés. Son conceptos excluyentes, si gana uno cede el otro; si llenas un vaso con agua, el espacio ocupado por el líquido no puede estar a la vez vacío. La relajación hace lo mismo con el estrés, no le permite coexistir.

Llegar a dominar estados de relajación a voluntad también aliviará los estados de ansiedad, de depresión y los problemas del sueño.

Relajarse puede tranquilizar la mente y puede hacerte sentir tranquilo y calmado. Cuando se relaja, el cuerpo también reacciona y los músculos están menos tensos y más flexibles.

calma

Cómo relajar la mente

Haz inspiraciones lentas y profundas.

Toma un baño tibio.

Escucha música tranquilizante.

Practica la meditación consciente. El objetivo de la meditación consciente es enfocar tu atención en las cosas que están sucediendo en este instante, en el momento presente. Por ejemplo, presta atención a tu cuerpo. ¿Respira rápido o lento, de forma profunda o superficial? ¿Escuchas ruidos, como el tráfico, o solo escuchas silencio? La idea es darse cuenta de lo que sucede sin intentar cambiarlo.

Escribe. Algunas personas se sienten más relajadas después de escribir acerca de sus sentimientos. Una forma de hacerlo es llevar un diario.

Usa las imágenes guiadas. Con las imágenes guiadas, te imaginas en un determinado entorno que te ayuda a sentirte calmado y relajado. Puedes usar cintas de audio, guiones o un profesor puede guiarte a través del proceso.

Estrés y relajación

Cómo relajar el cuerpo

Haz yoga. Puedes conseguir libros y vídeos para hacer yoga en casa o puedes tomar una clase.

Prueba la relajación progresiva de los músculos. Este proceso implica tensionar y relajar cada grupo de músculos. La relajación progresiva de los músculos puede reducir la ansiedad y la tensión muscular. Si tienes problemas para dormir este método también ayuda con el insomnio ya que al relajar los músculos el cerebro recibe la señal de que todo está correcto para el descanso y el sueño.

Sal a caminar o cualquier otra actividad que te desconecte de la cotidianidad.

Date un masaje o pídele a alguien que masajee tu espalda.

Toma una bebida caliente sin alcohol ni cafeína, como una infusión, y disfrútala con tranquilidad.

Estrés y relajación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.