Elegir bien los alimentos para facilitar el descanso

Elegir bien los alimentos para facilitar el descanso

Tras realizar cualquier ejercicio físico de cierta intensidad, nuestro cuerpo requiere reponer su energía e hidratación. Asimismo, la relajación y recuperación de los músculos también resulta esencial.

Un correcto descanso y una buena alimentación no sólo serán necesarios para ello, sino que incrementarán la rapidez de recuperación y la mejor puesta a punto de nuestro cuerpo.

En cuanto a la alimentación, si el desgaste físico es intenso o continuado, veremos a continuación una serie de alimentos cuyas propiedades ayudarán a recuperar los nutrientes gastados por la actividad física y, además, facilitarán un buen descanso:

 

almendrasAlmendras. Este fruto seco contiene magnesio que favorece el sueño y la relajación muscular, y tienen la ventaja añadida de suministrar proteínas que pueden ayudar a mantener un nivel de azúcar en la sangre estable durante el sueño y ayudar a dormir al cambiar de un ciclo marcado por la adrenalina a un ciclo de descanso y digestión.

 

TéTé o café descafeinado. Si bien es cierto que tomar café a muchas personas les relaja, no es muy aconsejado por los expertos, pero sin embargo si son aconsejados ciertos cafés descafeinados, y sobre todo, el té verde, que tiene propiedades que promueven la relajación y facilitan el sueño.

 

misoSopa de miso. Es uno de los platos principales de la gastronomía japonesa, ya que sirve tanto para empezar la mañana como desayuno, o también para comer o cenar. Es un caldo hecho a base de algas hervidas en el que se disuelve el miso, una pasta de soja fermentada. Este alimento contiene aminoácidos que hacen aumentar la producción de melatonina, una hormona natural que nos ayuda a conciliar el sueño.

Al tratarse de una sopa y, por lo tanto, tomarse caliente, su temperatura también facilita la digestión y proporciona un  agradable relax.

 

platanosPlátanos. Son una excelente fuente de potasio y magnesio, que ayudan a relajar los músculos sobrecargados o fatigados. También contienen triptófano, que se convierte en serotonina y en melatonina, calmantes esenciales.

 

 

queso

Lácteos. La leche es relajante porque también contiene triptófano. El triptófano es un aminoácido que favorece la producción de serotonina, el transmisor del buen humor y de los nervios relajados; es decir, un tranquilizante natural. Por lo tanto, los lácteos pueden ayudar en la reducción del estrés y en la estabilización de las células nerviosas, pudiendo así conseguir una mejor relajación.

Por su parte, otro derivado lácteo, el queso, tiene un alto nivel de dopamina que interviene en las reacciones ante el miedo y el estrés.


El triptófano también se encuentra en los plátanos, los frutos secos, la pasta y las judias verdes.


 

avena

Harina de avena. Su uso más común es en los desayunos, aunque es posible también tomarla por la noche gracias a sus características suaves. Se puede tomar caliente, y contiene gran cantidad de nutrientes como pueden ser calcio, magnesio, fósforo, silicio y potasio. La avena es un cereal muy nutritivo que podemos tomar en pequeña medida por la noche, ya que nos ayuda también a regular nuestro sistema nervioso y combatir estados de ansiedad.

 

huevosHuevo duro. Su un alto valor proteico nos puede ayudar a equilibrar la cantidad de azúcar en el cuerpo (especialmente si nos hemos excedido en comer).

 

 

CerezasCerezas. Son un precursor de la melatonina, especialmente las cerezas agrias, lo que hace que un vaso de zumo de cerezas o comer unas cuantas antes de dormir favorezca el descanso.

 

 

cerealesCereales. Los cereales contienen gran cantidad de nutrientes que pueden depender del tipo de marca comercial que compremos, pero que también aumentan la disponibilidad de triptófano en la sangre, lo que aumenta los efectos inductores del sueño.

 

Y para finalizar, recomendar los vegetales de color verde (espinacas, rúcula, aguacate, etc..) que nos aportarán grandes cantidades de magnesio, un mineral imprescindible para regular nuestro sistema nervioso y también para conseguir una buena relajación de todo el sistema muscular.

 

Como complemento a esta pequeña lista te sugerimos estos consejos para complementar tu dieta de descanso:

  • Evita por la noche los azúcares y los alimentos ricos en azúcares, como es el caso de algunas frutas (melocotón, melón, albaricoque, etc.)
  • Evita los cítricos, que son excelentes por la mañana, pero que en cambio por la noche desvelan. La única excepción es el pomelo, pero tomándolo un buen rato antes o después de la cena.
  • Limitar las féculas y las harinas: cereales y harinas (pan, masas, etc.), féculas (como la patata)
  • Reduce en lo posible el consumo de alimentos fritos y precocinados.
  • Evitar alimentos estimulantes: café, cacao, colas.
  • Opta antes por el pescado o el huevo que por la carne o el embutido.
  • No mezcles demasiados alimentos diferentes en la cena (por ejemplo: carne y pescado).
  • No cenar demasiada cantidad o demasiado tarde. Lo ideal es no llenarte del todo y cenar antes de las 8 de la tarde.
  • No beber muchos líquidos después de cenar para evitar tener que ir al baño.
  • No comer demasiado deprisa. Comer sin ansia, relaja.
Los comentarios están cerrados