¿Qué podemos hacer para combatir la artrosis lumbar?

¿Qué podemos hacer para combatir la artrosis lumbar?

lumbarLa artrosis es un desgaste articular que se puede desarrollar en cualquier articulación del cuerpo humano.

Normalmente aparece por una sobreutilización de la articulación, como por ejemplo trabajos muy físicos con levantamiento de peso, movimientos repetitivos, practicar deporte en exceso sin tomar las precauciones de protección articular… También puede tener un origen hormonal; las mujeres que llegan al final de la edad reproductiva tienen un descenso del nivel de estrógenos que favorecen a la aparición de la artrosis articular. Otra causa, la más común, es la edad avanzada, como es normal después de muchos años de uso, la articulación se puede desgastar.

Así, pues, la artrosis lumbar se produce cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna lumbar.

La columna lumbar está formada por cinco vértebras que se sitúan en la espalda, entre las costillas y la pelvis. La unión entre las vértebras contiguas se realiza mediante varias superficies articulares cubiertas por cartílago. Cuando ese cartílago se desgasta, se produce la artrosis lumbar.

Por supuesto, esta dolencia será diagnosticada por el medico, que prescribirá el tratamiento adecuado a cada caso.

 

¿Qué podemos hacer para complementar un tratamiento por artrosis lumbar?

lumbar

Como es obvio, el reposo tiende a aliviar el dolor después de una jornada en la que nuestras articulaciones trabajan a intensidad variable. Es preciso dormir bien y durante la jornada tomar una pausa siempre que el dolor se intensifique, pero una vez estemos mejor no es bueno tener en un exceso de descanso o inmovilidad, ya que podria causarse atrofia muscular, lo que afectaria aún más la movilidad.

Los consejos de vida cotidiana para sobrellevar la artrosis lumbar son los habituales de la prevención para dolencias de tipo bien mecánico o inflamatorio: No dormir en sofás, dormir en un colchón suficientemente firme, tomar asiento con la espalda bien apoyada en el respaldo de la silla, evitar llevar cargas pesadas, controlar nuestro peso corporal y caminar o realizar actividad física.

andar

Unas recomendaciones:

1.- Mantenga un peso corporal correcto.

La obesidad es una de las causas de la enfermedad, y además hace que esta progrese más rápidamente. Procure iniciar una dieta baja en calorías y procure ir reduciendo su peso hasta una proporción adecuada.

2.- Calor y frío.

En general, el calor es más beneficioso en la artrosis. Se puede aplicar de forma casera, con la esterilla eléctrica o la bolsa de agua caliente colocadas sobre la articulación dolorosa. Alivian el dolor y relajan la musculatura. En ocasiones, la articulación artrósica puede tener un intenso brote inflamatorio y, en esas ocasiones, es útil aplicar frío local mediante bolsas de hielo o baños fríos.

3.- Medicación.

Su médico o reumatólogo decidirá en cada momento el medicamento adecuado para usted. No se automedique. Las terapias llamadas alternativas ,como la acupuntura, osteopatía, hierbas, no han demostrado su eficacia científicamente, pero si desea emplearlas, consulte antes a su médico.

4.- Hábitos posturales.

Duerma en cama plana. Evite sentarse en sillones o sofás hundidos, y use sillas con respaldo recto, donde sus caderas y rodillas mantengan una posición natural y sus pies estén en contacto con el suelo.

5.- Ejercicio.

El ejercicio protege la articulación y aumenta la fuerza de nuestros músculos. Disminuir al máximo la movilidad, hace que la persona artrósica se convierta en dependiente de los demás. Es bueno caminar o realitzar ejercicio ligero, aunque los deportes de contacto o de gran sobrecarga física son menos recomendables. Existen también ejercicios específicos; solicítelos a su médico o reumatólogo, y hágalos diariamente.

6.- Reposo.

La artrosis es una enfermedad que cursa con periodos intermitentes de dolor, y durante las fases con mayor dolor el reposo relativo es beneficioso. También es bueno intercalar pequeños periodos de reposo durante las actividades de la vida diaria.

7.- Evite sobrecargar las articulaciones.

No coja pesos excesivos, procure no caminar por terrenos irregulares y no estar de pie excesivamente sin descansar. Use un carrito para llevar las compras. Si padece artrosis de rodilla o cadera, el empleo de un bastón para caminar disminuye la sobrecarga de esas articulaciones.

8.- Calzado adecuado.

Si tiene usted artrosis lumbar, de caderas o de rodillas, debe emplear un calzado de suela gruesa que absorba la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. Esto también puede conseguirse con plantillas o taloneras de silicona que se colocan en el zapato. No use zapatos con tacón excesivo. Es preferible emplear zapato plano o con un ligero tacón.

Los comentarios están cerrados