¿Dormir poco intensifica la negatividad y la angustia?

¿Dormir poco intensifica la negatividad y la angustia?

Pensamientos rumiantes, obsesivos, inútiles, negativos, pero sobre todo, pesadísimos: ideas que vienen una y otra vez, que alimentamos sin darnos cuenta y que se quedan en nuestra cabeza. ¿Te ha pasado alguna vez?

Este tipo de pensamientos no nos dejan en paz, nos roban la paz interior y los solemos atender como si fueran verdades absolutas, como si nos definieran como personas. Cobran tanto realismo que nos vemos obligados a hacerles caso.

Lo cierto es que estos pensamientos generan altos niveles de angustia y sensación de descontrol.

angustia

Los investigadores Meredith ColesJacob Nota, de la Universidad de Binghamton (Nueva York), llevaron a cabo hace dos años un estudio en el cual se evaluó el momento y la duración del sueño en individuos con niveles de moderados a altos de pensamientos negativos y repetitivos (preocupación y pensamiento insistente y persistente). Los participantes de la investigación –un centenar de adultos- fueron expuestos a diferentes imágenes destinadas a desencadenar una respuesta emocional mediante la que rastrear su atención a través de los movimientos oculares.

angustia

Se descubrió que las interrupciones regulares del sueño están asociadas con la dificultad de desviar la atención de la información negativa. Esto puede significar que el sueño inadecuado es parte de lo que hace que los pensamientos negativos e intrusivos arraiguen en la mente e interfieran en la vida de las personas.

En definitiva, se constata que las personas que duermen pocas horas y se acuestan muy tarde se sienten a menudo más abrumadas por pensamientos negativos que quienes duermen lo necesario y en un horario estable, al margen, naturalmente, de los casos en los que son las preocupaciones lo que dificulta conciliar el sueño.

 

angustiaEstudios anteriores habían relacionado los problemas de sueño con esos pensamientos negativos recurrentes, sobre todo en los casos en que una persona no duerme lo suficiente. Coles y Nota se propusieron repetir estos estudios a fin de corroborar los resultados previos y averiguar si hay alguna relación entre tener esos pensamientos negativos recurrentes y la hora a la que la persona se va a dormir. Las personas cuyo sueño se vio postergado e interrumpido ofrecieron los resultados más altos en cuanto a preocupación y a pensamientos rumiantes y obsesivos.

Los investigadores llegaron a la conclusión demostrable sobre que procurar dormir lo suficiente y en un horario lo mejor posible puede beneficiar a las personas que están en riesgo de desarrollar un trastorno caracterizado por pensamientos negativos recurrentes.

> ¿Qué hacer?

Son solo pensamientos. Nada más. Evitemos rumiar en bucle y respetemos nuestros horarios de descanso para generar positividad.

Los comentarios están cerrados